Nº 45: Letanías de San Juan Bautista

Icono del nacimiento de Juan el Bautista

HORA DE GUARDIA
Boletín de la Asociación Guardia de Honor
Año V- Nº 45
Córdoba, 24 de junio de 2009

_________________________

In Nativitate Sancti Joannis Baptista
Por Rodolfo Reynoso

Hace más de una década compuse estas Letanías de San Juan Bautista, para rendirle homenaje como el más grande de los profetas, Precursor del Altísimo, en su nacimiento, en su vida y en su muerte.

Las letanías tienen "trasfondo" bíblico, y están inspiradas en las Sagradas Escrituras, en la liturgia y en la Tradición de la Iglesia. La introducción y la conclusión respetan el esquema fijo de todas las demás letanías. La oración conclusiva está tomada de la Colecta de la Misa vespertina de la Vigilia, que se celebra al atardecer del 23 de junio.

En el Año Santo 2000, como un signo concreto de veneración a este Magno Profeta, las llevé a la Basílica romana de San Juan de Letrán, a él dedicada. En dicha Basílica, Catedral de Roma, se encuentra el célebre baptisterio dedicado a Juan Bautista. En aquella ocasión prometí al Santo Precursor que, en honor suyo, las distribuiría en sus dos festividades anuales: ésta, la más importante, que celebra su Nacimiento, y la del 29 de agosto, que es la memoria litúrgica de su Martirio.

Letanías de San Juan Bautista
(Bíblicas, para la devoción privada)

Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos
Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros
Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros
Santa Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros

Santa María, Reina de los Profetas, ruega por nosotros
Santa María, nuestra Señora de la Visitación,

San Juan Bautista,
Profeta del Altísimo,
Precursor de Cristo,
Hijo de Zacarías e Isabel,
Juan, santificado en el seno materno,
Juan, de nacimiento admirable,
Juan, de vida intachable,
Juan, de muerte martirial,
Juan, de gloria inefable,
Juan, el más grande de los nacidos de mujer,
Nuevo Elías,
Voz que clama en el desierto,
Invitación a la penitencia y a la conversión,
Ejemplo de obediencia,
Modelo de vida contemplativa Pregonero de la Verdad,
Heraldo del Mesías,
Primicia de la Buena Nueva,
Amigo del Esposo,
Lámpara encendida,
Mensajero de esperanza,
Camino hacia el Cordero,
Palmera florida,
Grande como los cedros del Líbano,
Fuerte como el roble,
Duro como el mármol, .
Noble como el oro de Ofir,
Puro como la miel silvestre,
Esplendor del Jordán,
Anticipo del nuevo Bautismo,
Ánfora de agua pura,
Justicia de los oprimidos,
Protector de los débiles,
Riqueza de los pobres,
Guía de los catecúmenos,
Fortaleza de los bautizados
Testigo de la Luz
Antorcha de la Santa Iglesia

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.

Oración
Dios todopoderoso,
concede a Tu Pueblo
la gracia de avanzar por el camino de la salvación
para que siguiendo las exhortaciones
del santo Precursor Juan
llegue seguro
a Aquel a Quien el gran Profeta
señaló como el Cordero de Dios,
nuestro Señor Jesucristo,
que vive y reina
por los siglos de los siglos.
Amén

Nº 44: Frente mundial laicista


HORA DE GUARDIA
Boletín de la Asociación Guardia de Honor
Año V- Nº 44
Córdoba, 15 de junio de 2009
_______________________________

Frente mundial laicista
por Mons. Francisco Gil Hellín
Arzobispo de Burgos, España
Fuente: Alfa & Omega

Las últimas semanas han sido testigos de un virulento ataque contra el Papa por parte de instituciones internacionales, Gobiernos y medios de comunicación. Estamos, pues, ante la respuesta de un laicismo cada vez más radical, que no da ningún valor a la ética cristiana ni está dispuesto a contar con el cristianismo a la hora de buscar soluciones a los gravísimos problemas que aquejan a nuestra sociedad.

Este laicismo radical se ha ido incubando en Europa en los últimos decenios. El Papa lo denunció cuando todavía era cardenal. Con su agudeza característica señaló, ya entonces, que Europa ha iniciado un derrotero muy peligroso, pues, además de socavar sus raíces cristianas, está dilapidando la herencia de su humanismo. En lugar de escuchar estas sabias observaciones, Europa ha seguido escorándose hacia una ortodoxia laicista cada vez más radical, que algunos califican de cristofobia.

Estados Unidos se había mantenido más o menos ajeno a esta realidad, pero las fuerzas laicistas se han envalentonado cada vez más, intentando marginar a la Iglesia y etiquetar sus enseñanzas sobre el matrimonio y la vida como desfasadas y fanáticas. Cada vez va resultando más claro que la Iglesia y Benedicto XVI se enfrentan a un eje mundial laicista.

El mundo corre el riesgo de abrazar una nueva dictadura: la dictadura del relativismo. Tras la dolorosísima experiencia de las dos formas más recientes del laicismo radical –el socialismo marxista y socialismo nazista–, la Iglesia, lejos de replegarse, ha de salir a la plaza pública y ofertar, sin altanería pero sin complejos, su propuesta sobre el hombre, yendo a las raíces: qué sentido tienen la vida, la muerte y el sufrimiento; el valor y orientación de la actividad humana; su ansia infinita de autotrascenderse y de inmortalizarse; el anhelo de ser amado; sin olvidar que hoy, como siempre, el testimonio de amor y respeto hacia la persona humana, especialmente la más vulnerada, es una aportación irrenunciable para la Iglesia.